Una vuelta de hoja

Hace unos días le di una vuelta de hoja al asunto de las ídem.

Me acerqué a un bosquecillo de rivera, recogí un saco lleno de hojas y escribí un cuento SEMC 3MP DSCinfantil que envié por correo a mi propia hija y a mis sobrinos: “El árbol de colores” un árbol que había perdido la alegría al mismo tiempo que las hojas. Los niños, que habían jugado a su alrededor, que habían comido de sus frutos y se habían protegido del sol con su sombra, le pintaban un abrigo de hojas para que aguantara hasta la llegada de la siguiente primavera.

Una semana más tarde hicimos este taller de pintura y costura arbórea.

El álbum completo lo podéis ver aquí.

pintura

árbol

Anuncios

6 Comments

  1. Te aseguro que ellos nos pegan 1000 vueltas.
    Ayer Elia me salió con la siguiente perla: “decir mentiras no es intelligente” en referencia de un cuento donde alguien miente.
    Si los niños fueran comestibles me la comía.

  2. No sé si has aconseguit pintar un conte en tres dimensions o escriure una pintura i jugar a entrar-hi o què, però sí que tinc molt clar que la vida així és més bonica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s