Anna Pantinat, Construcció de la nit

Anna Pantinat (Barcelona, 1977), acaba de publicar su 2º libro “Construcció de la Nit” premio Joan Duch 2012.

annaambteclat

Pero Pantinat no es una poeta al uso. De ella conocemos su vertiente canalla en cabarets, hace teatro, toca en un par de bandas y da clase de música a jóvenes adolescentes.

¿En qué parcela te sientes más a gusto? ¿En la del escenario o en la de las letras?

Anna Pantinat: Imposible decidirme. Del escenario me gusta la adrenalina, esa sensación de vivir el presente multiplicado. Es fantástica esa mezcla que va del miedo a hacerlo mal, a la ilusión de mostrarse, pasando por el abandono de uno mismo hacia un destino inexorable. No saber qué va a pasar, si va a salir bien o no. Y encima te hacen “casito” por un buen rato. Es genial. Pero es que me encanta estar sola también, y para mi escribir poemas es un acto de extraña soledad, de comunicarme con el mundo sin necesidad de ser yo. Mis reflexiones y vivencias se hacen materiales desde una especie de existencia paralela, y no se esfuman. Puedo inventarlas, pulirlas y redibujarlas tantas veces como quiera. Es lo contrario al destino inexorable de las tablas. Parece contradictorio pero para mí es complementario. Además está el tema de los recitales que aúnan escribir y mostrar, creación y escenario.

Tu ubicuidad en las artes lo es también en internet. Buscando tu nombre en Google aparecen 3 blogs diferentes. Uno enfocado a tus tareas docentes como profesora de música, otro en el que vuelcas tu obra poética y otro en el que se puede conocer un poco tu poliédrica personalidad. ¿Te estás centrando en alguno en especial, va por etapas o piensas desarrollar un nuevo tentáculo creativo?

Bueno, creo que ya no voy a dedicarme a la danza clásica o a la arquitectura de momento. Pero espero continuar con lo empezado.

El blog docente lo tengo abandonado por cuestiones profesionales, ya que actualmente no lo necesito. Trabajo en un centro que ya dispone de página web para crear mis contenidos (no me gusta trabajar con libro de texto), así que de momento queda para el recuerdo. Puede que lo reactive si voy a parar a un instituto en el que no lo tenga. Ya veremos.

El de poesía sí que va tirando. No soy muy buena bloguera, porque según me cuentan tendría que actualizar más a menudo y poner fotos entre picantonas y trascendentales; pero vaya, tampoco ando como loca buscando seguidores. Y ya tengo novio (lo siento, chicas). Él es quien me insistió para que hiciera una página web que contemplara todo lo que he hecho hasta ahora a nivel artístico y en eso estoy. Pero me da mucha pereza, la verdad. Me siento un poco ridícula recopilando viejas glorias. Lo de glorias es un decir.anna-pantinat

Pese a la aparente dispersión no hay nada de azaroso o diletante en tu trabajo. Tu formación musical viene del Conservatorio y a nivel literario llevas una dilatada carrera. Has pasado por l’Escola d’Escriptura de Barcelona i Construcció de la nit no es tu primer poemario, también está De repente un verano.

Sí, aunque parezca mentira, lo de la música el teatro y la poesía lo empecé de niña y a la vez. Mis padres me insistían con la música para que me centrara en algo pero yo seguía con mis inquietudes. Tengo poemas y diarios desde muy joven y me daban buenos papeles en las obras de fin de curso del colegio. Cuando terminé la carrera del Conservatorio fue cuando empecé a formarme en lo otro, por mi cuenta. Aunque es verdad que durante aquella época publiqué mis primeros poemas también. Fui a clases de teatro y de canto. También, a l’Escola d’Escriptura como dices. De todas formas he intentado no academizarme. A mí me encanta estudiar pero del Conservatorio no tengo gratos recuerdos: en las escuelas imponen cánones estéticos del que cuesta desembarazarse. Por eso he intentado aprender el oficio en las escuelas pero también mediante lo profesional. Enfrentarte a un público es lo más formador que hay. Está bien que te den recursos pero también está el instinto. Ver que puedes salirte con la tuya te da seguridad.

Además, tus vuelcos estéticos están meditados como tú misma argumentas en tu blog. Ya no se trata de una poética incandescente en la que tú misma te inscribes (els poemes estaven vius, en calent, s’estaven cuinant i encara cremaven) ya que después preferiste preservarlos en la nevera antes de publicarlos. Ahora, sin embargo, vuelves a la idea inicial, pero cambiando de tema: la épica. Al fin y al cabo la lírica y la épica nacieron de la mano, pero se hace extraño, por el contexto, y por tu trayectoria.

Mmmm…¿extraño, por qué? jejeje. Ponerme límites me estimula, así que acostumbro a fijarme en cosas que no sé hacer para no quedarme estancada en un estilo o una manera de escribir. El objetivo del primer poemario que terminé, De sobte, un estiu, era explicar una sensación: la iluminación mística. Pero explicarla desde el punto de vista del agnóstico, del escéptico. En este segundo poemario, Construcció de la Nit quería, por un lado, alejarme del campo semántico de lo luminoso (¡estaba harta!) y por otro lado del eclecticismo formal. Por esta razón he buscado un metro homogéneo (todos los versos son decasílabos) y una temática oscura. Hay poco espacio para el humor, por ejemplo, que era algo en lo que me estaba encasillando.

Este tercer proyecto me está dando muchos quebraderos de cabeza, como acostumbra a pasar hasta que no termino, vaya. La intención es acercarme a lo narrativo. La fórmula inicial era lírica+narrativa=épica. Pero me he topado con el “hecho heroico”. Si estudiamos un poco la tradición épica vemos que es un acto político de ensalzamiento guerrero y patriarcal, de glorificación nacional. Y claro, ¿Cómo podemos asimilar esto hoy en día? ¿Nos inventamos un superman más que nos arregla todos nuestros problemas? No caer en eso es mi lucha. Encontrar a los verdaderos héroes de nuestro tiempo y ver cómo puedo jugar con ellos. A lo mejor a pisotones, a lo mejor a base de escándalos, todavía no sé muy bien cómo acabará la cosa. En todo caso, el proceso está siendo publicado sobre la marcha en el blog. Se admiten sugerencias y críticas, vamos, MATO por ellas.

Mientras esperamos tu réplica a Homero, ¿dónde y cómo podemos encontrar tus poemarios anteriores?annapresentacio_derepentealnido

De repente, un verano está disponible en La Ciutat Invisible, una librería de Sants, en Barcelona y en algunas otras librerías de Zaragoza. Se publicó en una editorial muy artesanal, está hecho a mano y la distribución es casi de tú a tú. Llevo los libros a los recitales pero si alguien los quiere se los mando por correo también. Construcció de la Nit está en las librerías ya y si no está ¡¡hay que pedirlo!! Ahora, en serio, la distribuidora es Nus de Llibres, o sea que es potente y llega desde La Central hasta el Abacus. También hay poemas sueltos en el blog.

Para acabar algo para leer.

El Gilgamesh, el primer poema épico del que se tiene constancia. Es fantástico.

Algo para escuchar.

Will Spector y Los Fatus.

Algo para soñar.

Vivir en la playa. No tener que hacer nada que no se haya impuesto uno mismo. La Tercera República, aunque para eso no hay que soñar mucho, hay que insistir.

Algo para recordar.

1969. Todas las canciones de ese año me gustan.

Un lugar donde perderse.

El metro de NY. Te aseguro que te pierdes. O en La Chiappa, un cámping maravilloso que está en el estrecho de Bonifacio, en Córcega.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s