Prioridades

El domingo hubo magia en el teatro del pueblo. Mi hija y su madre fueron juntas y yo aproveché para salir a correr. El espectáculo duró tanto que me dio tiempo de volver, ducharme, preparar la cena y aún pude leer algo. Cuando regresaron Elia estaba tan excitada que se pasó la cena hablando de los trucos que había visto.

-Y tú, papá, ¿qué has hecho? -me preguntó al cabo.

-He salido a correr -le contesté- y me ha dado tiempo de ducharme, de hacer la cena y de leer un poco.

Entonces ella me mira muy seria y tomando la servilleta como si la esgrimiera hacia mí, me pregunta:

-¿Y jugar, papá? ¿te ha dado tiempo de jugar?

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s