Thoreau y la cárcel

Es en este contexto que Thoreau deja de pagar impuestos y acaba encarcelado (sólo una noche, eso sí). Este hecho, más que molestarle le llena de orgullo, ya que “hoy, el lugar adecuado, el único que Massachusetts ofrece a sus espíritus más libres y menos sumisos, son sus prisiones”

la vida simple

Sin duda es este mismo espíritu el que le lleva a recluirse del mundanal ruido y se refugia durante dos años en una cabaña hecha por sí mismo, viviendo por sus propios medios, a orillas del lago Walden.

Curiosamente ha salido hace bien poco un libro del viajero Sylvain Tesson que lleva por título “La vida simple” en la que el autor se recluye durante un año en una cabaña a orillas del lago Baikal con un puñado de libros y un perro por toda compañía.

Y es que, como dice el emperador Adriano a través de Yourcenad: fundar bibliotecas es preparar graneros para el invierno del alma. Y hay lecturas –eso lo añado yo- que obran el milagro de la primavera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s