Cronopios, gamusinos y la Maga

SEMC 3MP DSCEn la calle Mayor han dibujado una charranca. Cada cuadrícula contiene un motivo veraniego. Mi hija me llama la atención sobre ella y salta sobre sus casillas contraviniendo cualquier tipo de regla. En ese momento no soy consciente del artículo que voy a leer en el tren sobre el aniversario de la primera edición de Rayuela de Julio Cortázar. Mi hija sale de los límites de la tiza y se gira para mirarme. Días después recortaré el artículo, lo releeré y repararé en la única información novedosa que me aporta. Al parecer, Cortázar basó el personaje de la Maga en una mujer real que a sus 86 años recuerda todavía el azar de sus encuentros en París. Doblo el papel de periódico y lo introduzco entre las páginas de mi edición de Rayuela, lo devuelvo a su anaquel de mi pequeña biblioteca. Es entonces cuando caigo en la casualidad de la aparición de la rayuela de tiza al tiempo que se conmemora la del libro. Y vuelvo a ver los ojos de mi hija cuando se gira tras completar su serie de saltos. Poseen el asombro intacto, como si estuviera dispuesta a coger un saco para subirse al monte y cazar gamusinos. Solo un cronopio o un niño, pienso, pueden tener semejante determinación, aunque a estas alturas uno sabe que gamusinos y cronopios son personajes de ficción. Como la Maga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s