Lampedusa, un escape de gas y la estupidez humana

Plataforma-del-proyecto-Castro_54390399488_54028874188_960_639Leo que el Observatorio del Ebro en 2005 y el Instituto Geológico en 2007 advirtieron de los riesgos sísmicos de un almacén de gas frente las costas del Delta. Sin embargo se dieron los permisos y el proyecto Castor siguió adelante con el desenlace que todos sabemos.

La opinión de expertos en la materia fue desoída una vez más como la de los economistas que previeron la crisis, los médicos que claman contra el desmantelamiento de la salud pública o los maestros que hacen lo propio respecto a la mala educación del gobierno. De vez en cuando este panorama local se ensucia de la sangre global de los muertos por inanición, por bombardeos o por epidemias fácilmente controlables desde un punto de vista médico. En realidad ya no hace falta viajar para hacer turismo social, Lampedusa es una frontera invisible en cualquier calle de cualquier ciudad.

Con este panorama a uno le queda la sensación que la humanidad está instalada en una huida hacia delante donde los políticos y poderosos han hecho suyo el título de aquella película de Woody Allen: Toma el dinero y corre.

En el libro La inteligencia fracasada José Antonio Marina dedica su último capítulo a la inteligencia social como suma e interacción de las inteligencias individuales. A todos los avances de la humanidad en términos sociales, culturales y científicos, Marina enfrenta los estrepitosos fracasos de la inteligencia social: las guerras, las injusticias, las dictaduras…

En boca de Cipolla (Allegro ma non troppo) ese fracaso puede ser motivado por la maldad, pero considera más peligrosa aún a la estupidez.clasificacion-cipolla

Con objeto de sistematizar el comportamiento humano Cipolla describe un gráfico con 4 ejes que coinciden con

– Inteligente: sus acciones repercuten positivamente sobre sí mismo y los demás.
– Incauto: sus acciones benefician al resto pero repercuten negativamente sobre sí mismos.
-Malvado: actúan a favor suyo y detrimento de los otros.
-Estúpidos: no solo van en contra de los demás, sino que a menudo también se perjudican a ellos mismo.

En este gráfico es muy fácil intuir la posición que ocuparían políticos, banqueros y otros gremios dados a la ambición, lo que es más difícil, sin embargo, es definir la posición de sus votantes o seguidores que basculan claramente entre la ingenuidad de los incautos y la estupidez de quien no quiere ver lo que sus ojos le ponen delante.

Anuncios

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s