Tocar fondo o los límites de la verdad

Tengo un amigo que ha tocado fondo. Es decir, ha caído, pero él niega que haya tocado fondo. Siempre se puede caer más bajo, me dice. Busca la pureza de tal manera que parece querer purgar todos los malos del mundo. A veces creo que es Jesucristo resucitado, un mesías de extrarradio que no hace proselitismo. Sus amigos le hemos dado la mano infinidad de veces, pero por mucho que se acerque a la orilla parece que tenga los pies hundidos en el barro, parece hecho del mismo barro, como si dios se hubiera dejado a medio completar su obra, él, su ser más puro. En el fondo más que una mano habría que tirarse a esas aguas pantanosas que le absorben y sostienen en un equilibrio macabro. Pero no todos somos tan valientes, ni anhelamos el vértigo y la pureza con tanta fuerza.

ppsoeVenía pensando en él esta mañana. Y todo a raíz de un artículo sobre la falta de respuesta en nuestra sociedad civil. ¿Dónde está el límite de lo soportable? Mi amigo es una sonda explorando una falla tectónica, un vacío sin fondo. Pero lo nuestro, es decir, nuestros derechos arrasados por bancos, políticos y mercadotecnia diversa, ¿dónde ponemos el límite de nuestra dignidad? ¿dónde acaba nuestro estado de malestar?

El artículo en cuestión ponía el acento en el hecho desegurar_pendulo que la verdad ya no importa. Los sacrificios de Asange, Snowden y en escala nacional los escándalos perpetrados por las fuerzas políticas, son hechos asumidos. Se apunta la causa hacia el bombardeo de información, a la incapacidad de concentración del cerebro ante la avalancha de novedades en la prensa dirigida, y en las redes sociales. Todo caduca, perece. Y pese a que permanece el desencanto, no estalla una verdadera revolución. La apatía campa vencedora como un arma que ni los más terribles dictadores podrían haber soñado.

Entonces vuelvo a preguntarme por los límites, si es que acaso sean una frontera voluble, hecha de una materia flexible como un chicle que se estira dilatándose y volviendo a contraerse, como un latido o un péndulo en su vaivén. El movimiento de la historia se ha dibujado de muchas maneras. La más acertada desde mi punto de vista es la de ese péndulo, esa alternancia de ritmos, de fuerzas, algo tan natural como la alternancia en el gobierno por parte de los dos partidos mayoritarios. La cuestión es que hace tiempo que esa bipolaridad es solo ficticia. La amenaza de un gobierno de concentración es solo una evidencia de lo que ya sabíamos. No hay dos caras, una alternativa política en la moneda única que representan PP y PSOE. Cambiarán las formas, pero para quién no lo sepa, vienen a ser la misma cosa, nos venderán por el mismo dinero.

chicle612_560x280Entonces pienso que si la historia dibuja la itinerancia de un péndulo, ya no están esos dos partidos en cada uno de los extremos. De tanto buscar el centro que tanto les llenaba la boca se han encontrado en el mismo espacio dejando el resto libre para los que tenemos un mínimo de conciencia crítica. Y tal vez sea el momento de que el péndulo pierda su fuerza al final de su recorrido y vuelva hacia el otro extremo, de que se deshinche ese límite hecho de chicle.

No es que sea muy optimista. No creo que en las próximas elecciones el PPSOE se hunda y aparezcan verdaderas alternativas políticas. Es demasiado fuerte el reino de la apatía a la que hacía antes referencia, pero también creo que vivo en la delgada membrana de la clase media. Y cada vez hay más gente debajo. Para ellos el límite es menor. El fondo se toca en cada desahucio, en cada pelota de goma, en cada escupitajo de los líderes de opinión. Y aunque la goma de mascar se estire, llegará un momento en que la burbuja estalle. Y entonces, entonces espero verles pagar por todas sus verdades.

 

 

Anuncios

2 Comments

  1. Nos han robado la educación, la sanidad, y si no vamos a votar, también nos habrán robado la democracia. No es que tenga claro a quién, pero sí tengo claro que la abstención se la pasan por el forro de la cartera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s