Se llama tiempo y cruje en los bolsillos

La rareza de Julio Oliva es la versión inversa de otras rarezas. Su generación es la de los hijos de la emigración. Él, sin embargo, con sangre catalana se vio asomando a la vida en Madrid. De ahí que su escritura sea una mezcla de las dos lenguas, la materna y la del entorno.
Dices en la solapa de tu libro que escribes desde que te conoces. No lo debías tener fácil cubierta_siete_anyospara compartir tus primeros escritos en catalán.

Escribo desde que me conozco pero no escribo catalán desde que me conozco.  Per a mi, el català és un idioma après, no és el meu idioma matern aunque lleve sangre catalana en las venas, con lo que la introducción del catalán en mis textos fue progresiva; palabras sueltas, frases, hasta atreverme a escribir textos completos, textos que están escritos en un catalán sui generis, en mi catalán. Desde luego la construcción y la definición de mi identidad fue complicada al no coincidir con la mayoritaria. Pero es un fenómeno muy común.

El caso es que Siete años, un martes y un septiembre fue escrito en ambas lenguas, pero en su cuidadosa edición decidisteis publicarla en formato bilingüe (sobre este tema podéis leer esta estupenda reseña que le dedicaron a Julio en “Plurilingüisme en la literatura catalana”)

Me gusta que señales la cuidada edición porque así es. Los textos están escritos en un idioma u otro indistintamente, en ocasiones se combinan en el mismo texto. Sin embargo pensamos que tanto para los lectores en español como para los lectores en catalán podría ser más fácil de leer en un solo idioma. Aún así los textos en donde se combinan los dos idiomas se procuró mantener ambos porque, en definitiva, el mensaje es que los idiomas se mezclan, se transforman, están vivos, y eso es un valor que no queríamos restar. En este sentido la labor de Mónica Basterrechea como correctora de la parte en español y la de Abel E. Cantero en la catalana fueron importantísimas.

En la anterior pregunta he hablado en plural porque Nuria Rita, la editora con Carrito que firma el prólogo muestra su implicación con la obra. Ella la define como un libro de relatos, escrito con poemas que configuran una novela –lo cual hace que la cuestión lingüística sea una anécdota. La verdad es que personalmente me importa muy poco el género, incluso celebro la hibridez discursiva, pero me pregunto por la génesis de los textos a título individual y en su conjunto. Sobre todo por la parte posterior a la escritura, la de ordenarlos y dotarlos –no ya de sentido- sino de hilo conductor.58817_10151409250198424_1012464226_n

Los textos están escritos en situaciones espacio temporales distintos, no forman en su origen un todo. Los iba publicando en mi blog o los tenía guardados en cuadernos, en cajones, ya sabes. La estupenda labor de Nuria consistió en crear un hilo conductor con todos ellos. Me he sentido muy cómodo trabajando con ella, es cierta su implicación,  es parte de las señas de identidad de una editorial pequeña e independiente como Ediciones con carrito.

En la reseña web de la editorial se hacen guiños al lector con películas como Once o Before Midnight, pero también con Leonard Cohen o los cronopios cortazianos. Particularmente he visto cosas en tu estilo que me han recordado a Eloy Tizón o a Unai Elorriaga. ¿Los conoces o te reconoces en ellos?

Desde luego siempre que escribimos no podemos, ni queremos en mi caso, cuáles son nuestras referencias culturales. En el libro puedes encontrar menciones más o menos veladas a canciones, películas, otros autores. Cortázar o Leonard Cohen son una parte importante de mi formación como lector. Algunos lectores me han comparado con Unai Elorriaga lo que me enorgullece porque es un autor al que admiro. Creo que más que un estilo similar coincidimos en lo urbano, en lo inmediato, en una forma de ver el mundo que nos rodea que podríamos llamar generacional, él es un año mayor que yo. Eloy Tizón es un autor muy particular, creo que con un estilo muy personal. Difícil la comparación en ese sentido que, desde luego me halaga, pero debe ser complicado comparar a Eloy Tizón con cualquier otro. Intento mantener un estilo propio, una voz propia, aunque sé de las dificultades que esto conlleva.

En tu blog estás moviendo desde hace tiempo un proyecto de escritura compartida. ¿Tienes un horizonte con este experimento? ¿Alguna otra obra en ciernes?

Escribamos algo juntos es en realidad un juego. A partir de una frase construimos un relato conjunto con las aportaciones de los lectores, suele quedar, cuando menos sorprendente. Me gustaría poder construir algo más grande no un relato sino una novela escribiendo cada uno una página o dos, pero, claro, vender esto a una editorial es una enorme locura, tú lo sabes mejor que yo.

En cuanto a nuevos proyectos, tengo un nuevo libro de relatos como “Siete años…” que no ha encontrado aún su hueco editorial. En estos momentos trabajo en mi primera novela, que pretendo esté acaba y corregida en la próxima primavera.

Y para acabar, nuestro pequeño test:

Algo para leer: No soy de la opinión de que cualquier cosa vale. Releo mucho. Leo ensayo también. Y poesía. Ahora ando con Jenn Díaz

Algo para escuchar: Rock. Casi siempre. Stones, Dylan, Springsteen…qué te voy a contar

Algo para ver: Cualquiera de los Cohen, bueno, las últimas pelín flojitas, no?

Algo que soñar: con el mar

Algo que recordar: un martes de un septiembre de hace siete años…

DSC_0408

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s