Nostalgias

Valls, el primer ministro francés, ha propuesto eliminar el término socialista del nombre de su partido. Alude para ello que hay que dejarse de sentimentalismos nostálgicos. Si hay que agradecerle algo a Valls es su sinceridad. Por estos lares el PSOE hacía tiempo que podría haber prescindido de la S socialista y de la O de Obrero pasándose a llamar simplemente Partido Español, y ya de paso hacer de primera sílaba a su alter ego: Pe P.

En esa línea cualquiera día nos pedirán que olvidemos ese oxímoron del Estado del Bienestar, o el anacronismo de unos Derechos Humanos con agujeros más grandes que el de ozono, y por qué no, también la insostenible antigualla de la sanidad pública y el concepto vetusto de justicia.

Debo confesar que soy un nostálgico, no tanto por todo lo dicho anteriormente, sino aquellos tiempos en que los políticos tenían ese rasgo tan denostado conocido como vergüenza.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s