Hidra

¿En qué momento un líder decide emplear el odio y la muerte como moneda de cambio?
¿Cuándo perdimos la batalla de la inteligencia y la sensatez?
¿Acaso un dios precisa un grupo de sicarios para satisfacer su ego? Dios de mierda en tal caso.

Se acabará antes el petróleo que el odio en el mundo. Están rellenas las fosas con su alquitrán, una veta inacabable con la que seguir despreciando la vida, el único tesoro que compartimos, robo que no da más beneficio que el dolor ajeno. ¿Qué puede crecer de esa cosecha? El estiércol no es suficiente para germinar, hay que sembrar, no segar el aire.

A la belleza le cortarán una y otra vez la cabeza, pero no bastará.
El amor es una hidra.

Sense títol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s